Alerta en EEUU por el incremento en el número de niños que consumen marihuana comestible

Un estudio publicado hoy por la revista especializada Pediatrics en el que se analizaron 7 mil casos a lo largo de Estados Unidos indica que el fenómeno de niños intoxicados en el país por consumir accidentalmente marihuana comestible va en franco aumento.

La investigación encontró que entre 2017 y 2021, el número de llamados a los centros de intoxicación para reportar casos de niños de cinco años o menores que habían consumido alimentos con THC (tetrahidrocannabinol, el principal constituyente psicoactivo del cannabis) aumentaron un 1.375 por ciento, pasando de 207 llamados en 2017 a 3.054 en 2021.

Los resultados se basan en el análisis de 7 mil episodios pediátricos notificados al Sistema Nacional de Datos sobre Intoxicaciones. El 97 por ciento de los casos, los niños encontraron la marihuana comestible en sus hogares.

Según una de las autoras del reporte, la doctora Antonia Nemanich, quien es profesora adjunta de medicina de urgencias y toxicología en el centro médico de la Universidad Rush, en Chicago, el creciente número de estados aprobando el consumo legal de marihuana recreacional ha hecho que el acceso a la la planta sea más sencillo. En el caso de la marihuana comestible, frecuentemente tiene la apariencia de ser un caramelo o una galleta, confundiendo a los menores que lo ven en sus hogares. Además, a esto se suma el hecho de que durante la pandemia (tiempo en el que se hizo el estudio), muchos niños pasaban más tiempo dentro de las casas.

Cerca de la mitad de los casos fueron de niños entre dos y tres años, edad en la que suelen ser más curiosos, seguidos por un 18 por ciento de niños de cuatro años, un 15 por ciento de niños de un año, un 13 por ciento de niños de cinco años, y solo un 1,9 por ciento de lactantes.

Los síntomas de los niños que consumen marihuana comestible suelen ser la confusión, alucinaciones, taquicardia y vómitos. En casos de mucha gravedad, pueden llegar a entrar en un coma o presentar problemas respiratorios. La gravedad depende de la cantidad que hayan consumido en relación al tamaño corporal del menor.

En un cuarto de los casos, los niños requirieron una hospitalización, y el 8 por ciento de esos casos terminó en cuidados intensivos. En el estudio no se registró ninguna muerte relacionada a estos hechos.

“Los médicos de urgencias del país han estado reconociendo lo que creen es un fuerte aumento tanto de niños pequeños como de adolescentes que acuden a los servicios de urgencias por intoxicación con THC”, indicaba el doctor Kevin Osterhoudt, director médico del centro de control de intoxicación del hospital infantil de Filadelfia.

Un comestible típico puede contener unos 100 miligramos de THC, suficientes como para enfermar a un niño pequeño.

Infobae.com