Albergues de migrantes en el norte de México comienzan el año con un respiro temporal

0
46

EFE.- Los albergues de la frontera norte de México comienzan el año con una caída temporal en el flujo migratorio, pero activistas advierten de una próxima saturación por la próxima llegada de grupos de hasta 10 mil migrantes.

Ciudad Juárez, epicentro del drama migratorio entre México y Estados Unidos en 2023, tiene refugios con poco más de tres mil lugares, que por ahora están por debajo del 50% de ocupación porque los migrantes que están llegando bajan del tren y van directo a la puerta 36 del muro fronterizo con El Paso (Texas).

Los directores de los albergues señalaron a EFE que esperan que el fenómeno se agrave a principios de este año con la nueva ley de Texas que faculta a las autoridades estatales a retornar a los migrantes a México por donde entraron.

Ismael Martínez, director del comedor y albergue Pan de Vida, reportó que hace una semana y media tenían 130 migrantes y ahora sólo tienen 28 porque en Estados Unidos los “están procesando muy rápido”.

Pero consideró que las caravanas que vienen del sur y las nuevas leyes de Texas generarán de nuevo un embudo en ciudades como Juárez.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, firmó el mes pasado una ley que permitirá al estado detener a los migrantes y expulsarlos, así como encarcelar a reincidentes y traficantes de personas.

“Con la ley que va a poner el gobernador de Texas se va a complicar más porque, aparte de que no los van a dejar entrar, si intentan ingresar van a retornarlos y hasta la cárcel. Es mejor usar la aplicación (CBP One), pero la aplicación no cae tan rápido, se tarda un mes, quince días”, indicó Martínez.

¿Una caída en la migración?

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, afirmó el viernes pasado que “está bajando la migración” tras la visita de una delegación de Estados Unidos para abordar el inédito repunte migratorio de diciembre, cuando hubo un promedio de 10 mil cruces irregulares diarios en la frontera común.

“Ya hay incluso buenos resultados. Claro, tiene que ver también con el fin de año, para no echar las campanas al vuelo, pero está bajando la migración”, sostuvo el mandatario en su conferencia matutina.

Pero el director del albergue Pan de Vida expresó su preocupación porque, según lo que perciben en los medios de comunicación, los activistas de Juárez esperan la llegada de más de 10 mil migrantes que salieron desde la frontera sur de México en semanas recientes.

“Sí se colapsaría y mucha gente se queda afuera en las calles, en los parques de aquí de Juárez. Si no cabe la gente, ¿dónde vamos a meterla? Los que vienen sufriendo más son los niños y las mujeres. Sufren el clima, los baños, el hambre”, lamentó el defensor de derechos humanos.

Dijo que, aunque los albergues de la ciudad están por debajo de la mitad de su capacidad, esto puede cambiar de la noche a la mañana en cuanto cierren la puerta 36.

Por ello, temen que la situación se desborde como cuando llegó la última ola de venezolanos, quienes estaban pidiendo dinero, durmiendo en la calle y haciendo campamentos a un lado del fronterizo río Bravo, porque no había dónde hospedarlos.

Latinus