Sube la presión de EU a México por asesinados en Tamaulipas

0
297

De los cuatro estadounidenses privados de la libertad el viernes pasado en Tamaulipas por miembros del cártel del Golfo, dos fueron hallados sin vida ayer en una zona rural de ese Estado.

Los otros dos regresaron a su país, en donde reciben atención médica. Uno de ellos se encuentra en estado grave.

Ante este hecho, el embajador de Estados Unidos (EU) en México, Ken Salazar, subrayó a través de un comunicado que es “imperante” reforzar la lucha contra las organizaciones criminales que operan en ambos lados de la frontera.

“Nos preocupa particularmente el control que ejerce el cártel del Golfo en la zona conocida como la frontera chica”, dijo.

Salazar recordó que Estados Unidos ha señalado en sus alertas de viaje a Tamaulipas como una Entidad que representa un “riesgo por los altos niveles de criminalidad y violencia”.

Estas declaraciones se dan luego de que el Gobierno de EU señalara que no descarta por ahora la posibilidad de declarar a los cárteles como grupos terroristas, algo que han pedido republicanos y a lo que se oponen las autoridades de México.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) criticó las afirmaciones que hicieron políticos estadounidenses a favor de que se impongan medidas más duras para combatir a la delincuencia organizada.

“Nosotros no nos metemos a ver qué hacen las bandas de Estados Unidos que distribuyen el fentanilo o cómo se distribuye la droga en Estados Unidos”.

La secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, informó que hay un sospechoso detenido.

Jalisco es el tercer lugar en desapariciones de extranjeros

Aunque a nivel nacional Jalisco es el Estado donde más personas han desaparecido en el país, ocupa el tercer sitio en desaparición de extranjeros, tras Tamaulipas y Coahuila.

A diferencia de la tendencia a nivel nacional, que el año pasado fue el récord en desapariciones de personas de otra nacionalidad, en la Entidad fue en 2020 cuando se registró a mayor cantidad de casos, con 19; este 2023 van dos reportes.

Por municipio, la mayoría ha desaparecido en Guadalajara (59), después en Puerto Vallarta (20), Zapopan (14) y Tlajomulco de Zúñiga (11). Hay denuncias en 29 de los 125 municipios de Jalisco.

Por rango de edad, 23 casos son de personas de 25 a 29 años y 21 casos ciudadanos de 35 a 39 años. Y por nacionalidad, la mayoría son estadounidenses (46), colombianos (20), canadienses (16), guatemaltecos (15) y hondureños (14).

Uno de los casos más sonados fue la desaparición de tres hombres de nacionalidad italiana, quienes fueron entregados al crimen organizado por policías de Tecalitlán.

La Fiscalía General de Jalisco informó que Antonio Russo, Raffaele Ruso y Vicenzo Cimmino, originarios de Nápoles, desaparecieron el 31 de enero de 2018 en Tecalitlán, un municipio del Sur del Estado.

En abril de 2021, los ex policías que participaron en la desaparición de dos de los tres italianos fueron sentenciados a 50 años.

“El tribunal de enjuiciamiento consideró que la Fiscalía del Estado aportó los elementos suficientes para dictar una sentencia condenatoria por unanimidad en contra de Emilio ‘N’ y Salomón Adrián ‘N’, por el delito de desaparición forzada de personas”, dio a conocer la dependencia estatal. El juez Sexto de Distrito Judicial con sede en Zapotlán El Grande, les ordenó que deberían pagar un millón 290 mil pesos como multa por concepto de la reparación del daño.

En octubre de 2021, el entonces fiscal Gerardo Octavio Solís, señaló que en tres meses, nueve extranjeros habían sufrido desaparición forzada, de los cuales se habían encontrado a siete personas, mientras un salvadoreño y un hondureño seguían desaparecidos.

Numeralia

112,107 personas desaparecidas en el país

2,152 extranjeros desaparecidos en México

Tamaulipas, el Estado más peligroso para foráneos

El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, confirmó que su oficina trabaja junto a las autoridades mexicanas para investigar el caso de muerte de dos estadounidenses, y otros dos supervivientes hallados con vida en Matamoros, Tamaulipas, luego de haber sido atacados y secuestrados por un grupo de hombres armados. Sin embargo, no se trata de un evento aislado, ya que Tamaulipas es la Entidad federativa donde más desaparecen a personas extranjeras, y donde más reportes hay de ciudadanos que no son mexicanos que han sido localizados sin vida.

Hasta el día de ayer suman dos mil 152 extranjeros que desaparecieron en el País, de los cuales 338 de los eventos fueron en ese Estado fronterizo; la cifra más alta a nivel nacional desglosado por Entidad, según estadísticas del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO). Por municipio, los más peligrosos son Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, donde ocurrieron el 72% de los casos. Además, en ese periodo 95 ciudadanos extranjeros fueron encontrados sin vida, principalmente en la misma Tamaulipas, Chiapas y Jalisco; mientras que los tres Estados donde más desaparecen estadounidenses son Tamaulipas, Baja California y Jalisco.

Sobre los desaparecidos extranjeros, siete de cada 10 son hombres y desaparecen más las personas de 15 a 19 años, seguido del rango de 25 a 29 años. Por nacionalidad, hay más estadounidenses, con 476 casos, seguidos de hondureños, guatemaltecos, colombianos y salvadoreños.

Creen que fue confusión y no un ataque directo

Un viaje por carretera a México para someterse a una operación de cirugía estética, acabó con dos estadounidenses muertos y otros dos encontrados vivos en una zona rural cercana a la costa del Golfo, tras un violento tiroteo y secuestro que fue grabado en video, informaron ayer autoridades de Tamaulipas, además de que sostienen que se fortalece la línea de una confusión y no una agresión directa.

Los estadounidenses supervivientes estaban de regreso a su país ayer por la tarde tras ser conducidos a toda velocidad a la frontera cerca de Brownsville, el extremo sur de Texas, en un convoy de ambulancias y camionetas escoltado por vehículos militares mexicanos artillados.

Un familiar de una de las víctimas dijo el lunes que los cuatro habían viajado juntos desde las Carolinas, para que uno de ellos pudiera someterse a una cirugía estética de abdomen con un médico en la ciudad fronteriza mexicana de Matamoros, donde tuvo lugar el secuestro del viernes.

El fiscal general de Tamaulipas, Irving Barrios, aclaró que no hubo pago para el rescate de los estadounidenses y precisó que, según las investigaciones, el secuestro fue realizado por miembros del Cártel del Golfo que opera en esa región.

Aunque desde un inicio se abrieron varias líneas de investigación, como es habitual en estos casos, “por todo este intercambio de información se va fortaleciendo la línea de una confusión, no fue una agresión directa”, sostuvo el fiscal, además de descartar que funcionarios de las agencias estadounidenses hayan actuado en territorio mexicano en este caso.

El gobernador de Tamaulipas, Américo Villarreal, explicó ayer por la tarde que los cuatro fueron encontrados en una casa de madera, en un lugar conocido como “La Lagunona” en el ejido El Tecolote, en la carretera que conecta Matamoros con Playa Bagdad. Es una zona conocida por las numerosas fosas clandestinas encontradas y que eran el lugar donde los grupos criminales desaparecían a sus víctimas.

Alerta máxima

Estados Unidos advierte a sus ciudadanos del peligro en México

El Departamento de Estado de Estados Unidos mantiene desde hace años una alerta máxima para que los estadounidenses no viajen a la zona, pero es habitual que habitantes de las poblaciones fronterizas crucen a México para hacer compras, ir a consultas médicas -que son más baratas- o visitar a familiares. Los dos principales cárteles de la región son el del Golfo, que tiene su feudo en Matamoros, y una escisión de los antiguos Zetas en Nuevo Laredo.

Cambiaban de lugar a las víctimas

Américo Villarreal, gobernador de Tamaulipas, declaró ayer que “durante los tres días posteriores al hecho delictivo, las cuatro personas privadas de la libertad fueron trasladadas a diversos lugares, entre ellos una clínica con el fin de crear confusión y evitar las labores de rescate”.

Sobre los fallecidos, el gobernador indicó que se preveía entregar los cadáveres a las autoridades estadounidenses ayer mismo, tras los trabajos forenses que se estaban realizando en la morgue de Matamoros.

Villarreal agregó que el estadounidense herido, Eric Williams, había recibido un disparo en la pierna izquierda y que la herida no ponía en peligro su vida. Los supervivientes fueron trasladados al Valley Regional Medical Center en Brownsville, Texas, con escolta del FBI.

“Es todo un alivio”, dijo Robert Williams, hermano de Eric, contactado por teléfono en Carolina del Norte. “Estoy deseando volver a verle y poder hablar con él”.

Los estadounidenses fueron reportados por el FBI como secuestrados en la ciudad fronteriza de Matamoros el 3 de marzo, después de que hombres armados dispararon contra un vehículo en medio del fuego cruzado de grupos delictivos rivales.

Un video difundido en las redes sociales mostró cómo hombres armados los cargaban en la parte trasera de una camioneta. Los vecinos de la ciudad que atestiguaron la escena en sus vehículos, miraban aterrados con miedo a moverse por si les disparaban.

El secuestro coincidió con unos violentos incidentes que se registraron el viernes en Matamoros.

La alerta sobre el secuestro de los estadounidenses fue lanzada el domingo por la oficina de San Antonio del FBI y confirmada la víspera por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien indicó que el Gobierno estatal y federal estaban trabajando en su búsqueda.

Estremece a familias el secuestro de estadounidenses en México

El secuestro de cuatro estadounidenses en Matamoros, Tamaulipas, estremeció a familias en Carolina del Norte y del Sur, que pasaron días de agonía a la espera de saber si sus seres queridos habían sobrevivido a un viaje por carretera para someterse a una cirugía estética que acabó siendo mortal.

Los familiares buscaban detalles, y funcionarios federales se comprometieron a investigar cómo Latavia Burgess, Shaeed Woodard, Eric Williams y Zindell Brown acabaron en un fuego cruzado de los cárteles de la droga mexicanos, tal y como captó un video que se publicó en internet.

“Sólo quiero que vuelvan a casa”, dijo Zalandria Brown, la hermana mayor de Zindell Brown, el lunes por la noche. “Vivos o muertos, sólo tráiganlos a casa”.

Brown señaló que su hermano, quien vive en Myrtle Beach, y otros dos amigos acompañaron a Burgess a Matamoros, limítrofe con Brownsville, Texas, donde se creía que tenía programada una operación de abdominoplastia.

Los cuatro eran como “hermanos y hermana” después de crecer juntos en una pequeña ciudad de la región de Pee Dee, en Carolina del Sur, explicó. Tenían previsto repartirse las horas detrás del volante para llegar a la intervención médica.

Familiares que en un principio no estaban al tanto del viaje, se sintieron angustiados y confusos a medida que la información llegaba a cuenta gotas de otros miembros de la familia y los noticieros. La abuela de Zindell Brown, Marie Singletary, declaró el lunes por la noche que se había encontrado “en estado de negación” desde que su hermana le habló aquel día de los secuestros. Su nieto no había mencionado el viaje la última vez que hablaron, hace unas dos semanas.

Del mismo modo, la familia de Eric Williams no sabía nada sobre el viaje.

José “N”
Hasta ahora hay un solo detenido por el secuestro en Matamoros

Hasta ahora hay un solo detenido, José “N”, de 24 años, originario de Valle Hermoso, Tamaulipas, y se encontraba en funciones de vigilancia de las víctimas.

Por el momento, aún no se han determinado las posibles causas del fallecimiento de los dos ciudadanos estadounidenses Shaeed Woodard y Zindell Brown.

Informador.mx