Culiacán reforzó su seguridad con 1,500 militares tras la recaptura de Ovidio Guzmán

Tras la recaptura de Ovidio Guzmán el pasado 5 de enero en Culiacán, Sinaloa, la ciudad reforzó su seguridad con mil 500 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), con la finalidad de mantener un operativo de vigilancia y evitar más jornadas violentas como la que se registró en aquella ocasión, la cual dejó más de una veintena de víctimas mortales.

Así lo dio a conocer el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal, Cristóbal Castañeda, quien indicó que estas acciones se realizaron en apoyo a la “Operación Culiacán” a través de la Novena Zona Militar. De esta manera, indició, suman alrededor de 3 mil 500 militares que realizan trabajos como parte del “Plan Nacional de Paz y Seguridad”.

Detalló que el arribo de los efectivos no fue en respuesta a disturbios o hechos violentos que se hayan presentado en los últimos días. “Es preciso señalar que la llegada de los elementos miltiares es para reforzar la seguridad en la capital. No se han presentado nuevos incidentes en la ciudad”, aseguró Castañeda.

Y es que en días recientes se había reportado la presencia de sujetos armados y bloqueos carreteros -como los que se presentaron en la recaptura del hijo de Joaquín El Chapo Guzmán-, lo cual fue desmentido por el secretario de Seguridad. A través de su cuenta de Twitter, negó los rumores sobre supuestos despojos y personas detenidas entre el 6 y 8 de enero.

Ante este “blindaje”, Cristóbal Castañeda aseguró que la ciudadanía podrá regresar a sus actividades normales. Este lunes 9 de enero se reanudan las clases de educación básica en todo el estado de Sinaloa, al igual que los pagos de las pensiones para el Bienestar y la entrega de tarjetas de “Jóvenes Construyendo el Futuro” en la Delegación de Programas para el Bienestar de la entidad.

Dos días antes, cerca de 300 elementos del Ejército Mexicano y la Guardia Nacional acudieron a la localidad de Jesús María en Culiacán (donde detuvieron a Ovidio Guzmán) para dar asistencia social, alimentaria, de salud y de seguridad a los pobladores. Entre las actividades destacó la remoción de escombros, el retiro de 33 vehículos calcinados que obstruían el paso en la sindicatura, asi como otros 25 ubicados en el tramo carretero que lleva a la Campana.

Recaptura de Ovidio Guzmán

El 5 de enero, la sindicatura de Jesús María amaneció entre ráfagas de disparos, vehículos incendiados, bloqueos carreteros y una serie de disturbios que dejaron en vilo a la población. El operativo desplegado por las Fuerzas Armadas llevó a la detención de Ovidio Guzmán, alias El Ratón, quien ya había sido detenido en 2019 en Culiacán, pero debido al poderío del Cártel de Sinaloa, fue liberado por las autoridades.

Durante ese día Culiacán fue asediado por sicarios de Los Chapitos -célula a la que pertenecía el hijo de El Chapo-, lo ocasionó el cierre de aeropuertos, la suspensión de clases y actividades en el Ayuntamiento. De acuerdo con el titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, estas acciones fueron producto de seis meses de trabajo de inteligencia.

La recaptura de El Ratón dejó un saldo de una decena de militares fallecidos y 35 heridos, mientras que 19 miembros del Cártel de Sinaloa también perdieron la vida al intentar la detención de uno de sus líderes.

Posteriormente, Ovidio fue trasladado en una aeronave de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) a la Ciudad de México. Una vez en la capital, fue llevado al Centro Federal y de Readaptación Social No. 1 en Almoloya de Juárez, Estado de México.

Infobae.com