“Fosa clandestina” en Chiapas con 150 cráneos resulta ser hallazgo arqueológico

Las autoridades mexicanas encontraron 150 cráneos en Chiapas y pensaron que se trataba de una fosa clandestina, pero resultó ser todo un hallazgo arqueológico.

De acuerdo con AP, se necesitó una década de pruebas y análisis para determinar que los cráneos pertenecían a víctimas de sacrificios que ocurrieron entre el 900 y 1200 d. C., informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

“Creyendo que estaban mirando la escena del crimen, los investigadores recogieron los huesos y comenzaron a examinarlos en Tuxtla Gutiérrez”, dijo en un comunicado el INAH.

El antropólogo físico Javier Montes de Paz, investigador del Centro INAH Chiapas, difundió los resultados preliminares de dicha investigación en una conferencia virtual.

Y el motivo de la confusión se debe a que Comalapa ha estado plagada de violencia y tráfico de inmigrantes durante mucho tiempo. Y las pilas de cráneos prehispánicos en México generalmente muestran un agujero abierto a cada lado de cada cráneo, y generalmente se encontraban en plazas ceremoniales, no en cuevas.

No obstante, los especialistas creen que las víctimas en la cueva probablemente fueron decapitadas ritualmente y que los cráneos se exhibieron en una especie de estante para trofeos conocido como “tzompantli”.

“Aún no tenemos el cálculo exacto de cuántos hay, dado que algunos están muy fragmentados, pero hasta el momento podemos hablar de aproximadamente 150 cráneos”, señaló el especialista.

Curiosamente, había más mujeres que hombres entre las víctimas, y ninguna de ellas tenía dientes.

Montes de Paz dijo que la gente, en hallazgos de esta naturaleza, deberían llamar a los arqueólogos, no a la policía.

“Cuando la gente encuentre algo que pueda estar en un contexto arqueológico, no lo toque y notifique a las autoridades locales o directamente al INAH“, dijo.

Vanguardia.com.mx